Banner
Spanish English French German Italian Portuguese

jueves 24/04/2014

You are here: Opinión Si lees no conduzcas

Si lees no conduzcas

Abróchense los cinturones y disfruten

Por Emilio Pérez de Rozas

No es Catar, cuentan, el mejor lugar del mundo para iniciar un Mundial de motociclismo. Cierto. De noche, con calor, con la pista sucia, tapizada de arena, con un solo carril por el que transitar, en fin, una superficie, un asfalto en el que se corre de higos a peras.

Powered by SEM

Los consejos de las madres

Por Emilio Pérez de Rozas

Ojito porque el asunto tiene miga. Sabido es que nuestros chicos, no todos, no todos, pero sí buena parte de ellos, suele acudir a los circuitos con sus familias, o buena parte de sus familias, o sus padres, o su madre, o su padre. Sabido es que la mayoría de todos ellos, no todos, no todos, se mantienen en un discreto segundo plano.

Powered by SEM

Marc Márquez, el campeón del nuevo siglo

Por Emilio Pérez de Rozas

Ya está. Cayeron los tres. Los tres títulos. Los datos de esta temporada son insultantes para el mundo. Perdón, para el resto del mundo. Los pilotos españoles han ganado los tres títulos en liza, se han llevado 47 de las 52 victorias posibles, se han subido al podio 113 veces de las 156 posibles, han conquistado sus títulos mundiales números 39 (Pol Espargaró), 40 (Maverick Viñales) y 41 (Marc Márquez). España ya tiene su campeón del mundo nº 16, que no es otro que Viñales.

Powered by SEM

El 'Doctor' Márquez

Por Emilio Pérez de Rozas

Todo el mundo, incluido el propio protagonista de la temporada, sabe que si algo le encantaría a Marc Márquez es parecerse, ser, clonar, repetir, conseguir todo lo que ha logrado el piloto italiano Valentino Rossi, su ídolo, aquel al que conoció nada más llegar al Mundial de motociclismo (2008), su inspiración en muchos pasajes de su vida y, sobre todo, del que más ha aprendido y, en estos momentos, aquel con quien mejor relación tiene en el 'paddok' del campeonato de las dos ruedas.

Powered by SEM

Sobre la 'rajada' de Lorenzo y la cervecita de Pedrosa

Por Emilio Pérez de Rozas

Todo el mundo se quedó con una sensación extraña, rara. Fue algo más que sorpresa. Fue duda, incertidumbre. Tal vez desconocimiento, sí. Tal vez estábamos así, 'pasmaos', porque no nos lo esperábamos. O porque no entraba en nuestra cabeza que fuese el momento de decir algo así. O porque estábamos tan ilusionados con el inicio del triplete, ya saben, Malasia, Australia y Japón seguidos, que no reparamos en que la batalla en la pista provoca estas cosas.

Powered by SEM

Por suerte, Márquez no ha perdido la sonrisa

Por Emilio Pérez de Rozas

Impecable, como si la cosa no fuese con él. Inmutable, como si no hubiese roto un plato en su vida y eso que reconoce que, en el 'cole', había ido en más de una ocasión al despacho del director. Transparente, contando absolutamente todo lo que piensa. Todo, porque su sonrisa le delata incluso cuando no quiere decir lo que piensa. Chispeante, como esos ojitos que hablan por sí solos. Sabio, porque nadie lo va a sacar de sus casillas, aunque lo pretenda. Certero, porque tiene clarísimo cual es su objetivo y cómo conseguirlo.

Powered by SEM

Motorland y el dichoso cablecito

Por Emilio Pérez de Rozas

“Sabemos que Marc pilota muy agresivo. A veces, arriesga demasiado, sí. En este caso concreto, ha tenido mala suerte, pues ha golpeado el cable que afecta al control tracción de la moto de Dani y eso es, simplemente, mala suerte. Marc pilota con esa agresividad porque, además, posee una gran habilidad para salvarse de sus errores, insisto, con una enorme habilidad. Yo lo que creo, y no lo defiendo, es que tiene una percepción diferente de lo que nosotros consideramos el límite. Por eso no cree estar arriesgando en exceso. Probablemente, Marc cree que su conducta, su pilotaje, es natural, de ahí que muchos pensemos que le costará cambiar su estilo. ¿Por qué?, porque no cree estar haciendo nada malo”.

Powered by SEM

Las cuentas que no hace Márquez

Por Emilio Pérez de Rozas

Más pasión, imposible. Más apasionante, tampoco. Más incertidumbre, difícil. Sí, cierto, posiblemente si Jorge Lorenzo aventajase a Marc Márquez por 34 puntos, a falta de repartirse 125, diríamos que no hay Mundial. Si se los sacara a Dani Pedrosa, más de lo mismo. Y hasta si Pedrosa superase a Márquez y Lorenzo por ese margen pensaríamos que el pupilo de Alberto Puig lo tenía, esta vez sí, más fácil que nunca.

Powered by SEM

Solo Lorenzo mantiene vivo el Mundial

Por Emilio Pérez de Rozas

Los números dicen que todos, todos, llegan a tiempo de proclamarse campeón del mundo. Hasta Valentino Rossi que, a falta de 175 puntos, está a 77 de Marc Márquez puede conquistar su décimo título. Cierto, vale el ejemplo del ‘Doctor’ para que nos demos cuenta que los números, con ser decisivos, no lo son todo.

Powered by SEM

La carta a los Reyes Magos de Lorenzo

Por Emilio Pérez de Rozas

Dos mundos, tan iguales y tan distintos. Dos compañías, tan parecidas, tan inmensas, tan poderosas, tan diversas en cuanto a fabricar, promocionar y vender todo tipo de productos a lo largo y ancho de todo el mundo, y tan opuestas. Dos fábricas, japonesas ambas, capaces de hacer desde motos a aviones y petroleros, pegaditas siempre en la línea de boxes, una al lado de la otra, y que solo comparten la pasión por ser las más veloces, por ganar, por arrebatarle el título a la otra.

Powered by SEM

El día después de Indianápolis

Por Emilio Pérez de Rozas

Ahora que, por una semana, han coincidido motos y atletismo, motores y piernas, velocistas al fin, me he acordado de la frase que suele utilizar Carmelo Ezpeleta, máximo responsable del campeonato de las dos ruedas, cuando le dicen que su deporte es aburrido porque siempre ganan los españoles. “Pues igual que en el atletismo, que siempre gana… un jamaicano, chico o chica, da igual”.

Powered by SEM

Y Márquez los mandó formar

Por Emilio Pérez de Rozas

Visto y vivido el gran premio de Laguna Seca, uno no sabe dónde mirar. Bueno, sí, a la providencial, magistral, impresionante, meditada, estudiada, calculada, prodigiosa, irreverente, atrevida, espectacular, emocionante, arriesgada, matemática, perfecta carrera ¡y maniobra! de Marc Márquez. En eso, coincidiremos todos. Todos.

Powered by SEM

El campeón herido

Por Emilio Pérez de Rozas

Nada tenía sentido. Nada. Aquel hombre, con mono de doctor, sin serlo, con chaqueta de Honda, sin serlo, con pinta de mandar, sin autoridad alguna, colocado allí en medio, junto a la ambulancia amarilla, a las puertas de la clínica del circuito de Assen, llamado 'la catedral', con una inmensa sombrilla, que abría, de vez en cuando, solamente para fastidiar a los veinte fotógrafos que estábamos allí para intentar, detrás de una gruesa verja, lejos, a 25 metros de ellos, captar la imagen de un dolorido Jorge Lorenzo entrando en el vehículo, camino del hospital central de Assen (Holanda).

Powered by SEM

¡Vaya tres!

Por Emilio Pérez de Rozas

Menudos monstruos. Los tres. Buscas y no encuentras. Son otra cosa. Tal vez, sí, tal vez el valeroso Cal Crutchlow. Pero piensen que nadie, nadie, provoca la admiración, ni siquiera (lo siento, chicos), ni siquiera el enorme, el inmenso, Valentino Rossi, que generan Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa y Marc Márquez.

Powered by SEM

La penúltima batalla de Lorenzo

Por Emilio Pérez de Rozas

El campeón ha arrastrado en los últimos tiempos un montón de vidas. Todas vinculadas a su niñez y juventud, a su vida adulta y profesional. Algunas vividas lejos del asfalto pero muchas otras esculpidas en los circuitos. Fuesen personales o profesionales, tuviesen que ver con su día a día o con las carreras, con la vida en el 'paddock', siempre ha sido analizado con ojos distintos a cómo se ha analizado al resto de la parrilla.

Powered by SEM

El último récord de Márquez

Con 20 años y 77 días se convierte en el líder más joven que jamás ha tenido la ‘categoría reina’ de 500/MotoGP

Por Emilio Pérez de Rozas

Fueron, son dos de los pilotos más grandes, fabulosos de la historia. Coincidieron en el relevo generacional. Fueron, son los míticos Kenny Roberts (Yamaha) y Freddie Spencer (Honda). Uno terminaba después de haber sido considerado el Marciano por su estilo agresivo y espectacular y, sobre todo, por cómo adaptaba su cuerpo al asfalto, provocando la admiración de todos. El otro, pulido, de pilotaje impecable, tenía ganas de demostrar que era tan bueno o más que Roberts.

Powered by SEM

La penúltima de Marc Márquez

Por Emilio Pérez de Rozas

No hay otra lectura. Estamos ante el único piloto que existe en el mundo, el único, lo siento, que va a hacer lo posible y lo imposible, lo legal y casi, casi, lo ilegal, lo difícil y lo inaudito, lo fácil y lo retorcido, lo cómodo y lo inverosímil, sobre el asfalto y en el alambre, para pasarte, para ganarte, para superarte, para derrotarte, para sacarte del podio, para vencerte.

Powered by SEM

Página 1 de 8

Banner