Banner
Spanish English French German Italian Portuguese

miércoles 26/11/2014

You are here: Opinión "Vuelta rápida" No llores por mí, Argentina

No llores por mí, Argentina

MeyerEnriqueArgentina
CalenFIMProvi
ArgentinaPrecios

Por Germán Garcia Casanova

Será difícil de comprender

Que a pesar de estar hoy aquí

Soy del pueblo, jamás lo podré olvidar

Debéis creerme

Mis lujos son solamente un disfraz

Un juego burgués, nada más

Las reglas del ceremonial

No llores por mí, Argentina

Mi alma está contigo

Mi vida entera te la dedico

Más no te alejes, te necesito

Vaya por delante que no tengo ningún interés en la celebración del Gran Premio de Argentina de MotoGP, ni interés alguno en Argentina, ni con los argentinos. Interés comercial o económico, se entiende. Sin embargo, no me parece justo dejar pasar, como si nada hubiese sucedido, la cazicada que, auspiciada por uno de los patrocinadores de un equipo del campeonato, en connivencia con el gobierno español, se ha vivido en la confección, cambio y publicación del calendario oficial de la temporada 2013.

El Gran Premio de Argentina de MotoGP, presentado de forma oficial en Assen el pasado 29 de junio, durante la celebración del GP de Holanda, se ha quedado fuera del calendario 2013, cuando la FIM y Dorna, la empresa española que gestiona el mundial, le habían reservado una plaza (14 de abril) en el calendario provisional hecho público por la Federación Internacional el pasado 21 de septiembre (ver foto adjunta). En esa lista las carreras mencionadas aparecían bajo el acrónimo TBC (to be confirmed, por confirmar), aunque la propia Dorna admitió públicamente que se trataban de las carreras de Argentina y Austin, en EE.UU.

La pregunta es, ¿por qué se han cargado el GP argentino? Y aquí vienen los matices. La versión oficial la hizo pública el pasado viernes Dorna a través de su página motogp.com y en ella se explica una rocambolesca historia, según la cual el promotor del campeonato debía presentar a la FIM el 18 de noviembre, como fecha límite, un documento que certificara el levantamiento, por parte del gobierno español, de la recomendación de éste a los equipos y pilotos patrocinados por Repsol de no viajar a Argentina. Un documento que llegó a Dorna el día 20, 48 horas después de que acabara el plazo para hacer un calendario que se elabora durante 12 meses (o más). La nula flexibilidad de la federación internacional no sólo me parece increíble (literalmente), sino que me suena a excusa, a mala excusa. No me cabe la menor duda de que si no hubiera estado de por medio el citado patrocinador, se hubieran esperado esas 48 horas, y hasta una semana si hubiera hecho falta.

Cogida con alfileres la versión oficial, hay que ir a la raíz del asunto. Según esa misma explicación dada por Dorna, “el 20 de junio de 2012, el gobierno español recomendó que los equipos y pilotos patrocinados por Repsol no viajasen a la República  Argentina debido a razones de seguridad”. A mí, personalmente, se me hace muy difícil creer que un funcionario del ministerio de exteriores del gobierno español, por ciencia infusa, se le ocurriera una mañana, así, por las buenas, que fuese indispensable “recomendar” a los equipos y pilotos patrocinados por Repsol no viajar a Argentina. Vamos, no me lo creo.

Lo que sí me cuadra es que fuese exactamente al revés, que fuera la petrolera quien presionara al gobierno español para que realizara esa ‘recomendación’. ¿Qué peligro puede correr Dani Pedrosa, Marc Márquez o cualquiera de sus mecánicos? ¿Se hubiera sumado Honda a esa ‘recomendación’ de no ir a Argentina, cuando el pasado año presionó a sus corredores para que fueran a Japón pese a la amenaza de radiaciones nucleares tóxicas?...

¿Qué interés puede tener Repsol en que no se corra en Argentina? Ninguno, sin duda. Lo único que ha movido a los directivos de la petrolera es el ánimo de revancha.

No voy a ser tan tonto o inconsciente de entrar a opinar en un tema tan delicado y desconocido para mí como fue la nacionalización y expulsión de Repsol de ese país, con violencia física hacia alguno de sus ejecutivos y trabajadores, me aseguran, en el momento de sacarles de sus puestos de trabajo. Ni tampoco sé si es verdad que la petrolera española no cumplía con sus compromisos de inversión y explotación de los yacimientos petrolíferos que gestionaba, dedicándose a abrir gasolineras con grandes tiendas supermercado. Ese es un tema en el que no sé quién tiene la razón, ni ahora mismo me importa.

Lo que sí creo que es triste e inadmisible, es que una empresa multinacional, española, argentina, china o surcoreana, se aproveche de su posición de fuerza como patrocinador de un equipo y unos pilotos, para, a través del DEPORTE, conseguir una revancha o un castigo, en este caso, pensarán ellos, al gobierno argentino.

Pero no, no han castigado al gobierno de ese país, ni siquiera a sus gobernantes. El castigo ha sido para los aficionados al motociclismo, en importante número, con que cuenta ese país y que llevan muchos años, desde 1999 que se disputó allí el último GP, esperando para poder ver las carreras del deporte que les apasiona, el motociclismo de alto nivel, MotoGP.

Y tan triste y lamentable como eso, es que Dorna, la empresa que gestiona el Mundial (de todo el mundo) se haya plegado a las exigencias de ese patrocinador, por más importante que sea, que lo es y al que todos los aficionados motociclistas debemos estar muy agradecidos por la (selectiva, eso sí) inversión que hace en nuestro deporte.

Me consta, y lo sé, que Dorna ha intentado por todos los medios que el gran premio se corriera en 2013, ha alentado a los organizadores de Termas de Río Hondo para que tuvieran el circuito y las infraestructuras terminadas a tiempo (como así ha sido) para que eso no fuera un hándicap; propició la presentación del gran premio en Assen el pasado junio para darle categoría de oficialidad y hacer desistir a Repsol de su empeño; hasta el propio Javier Alonso estuvo en Argentina hasta el último momento, la pasada semana, buscando un 'OK' que no llegó.

Repsol ha conseguido lo que quería, demostrar su fuerza y poder castigando al gobierno argentino. Dorna tendrá, aunque con un año de retraso, un nuevo gran premio en un nuevo país (el contrato de 2013 a 2016 ahora será de 2014 a 2017). Los organizadores de Termas de Río Hondo tendrán sus carreras, inversiones y visitantes a partir del próximo ejercicio.

Todos ganan, todos menos los aficionados argentinos al motociclismo que estaban viviendo con pasión e ilusión extrema la llegada, este año, de MotoGP a su país. Por respeto a ellos, y en solidaridad por la pasión que nos une, merecen saber la verdad. ‘No llores por mí, Argentina’, un año (uno más) pasa rápido.

Foto 1: Presentación del GP de Argentina el pasado 29 de junio en Assen, con Carmelo Ezpeleta y el ministro de turismo argentino Enrique Meyer

Foto 2: Calendario provisional de la FIM en el que se había reservado una fecha para el GP de Argentina (14 de abril)

Foto 3: Poster promocional de venta de entradas para el GP de Argentina de 2013


Powered by SEM
Banner