Banner
Spanish English French German Italian Portuguese

viernes 25/04/2014

You are here: Opinión "Vuelta rápida" Misano, un termómetro en la lucha entre Lorenzo y Pedrosa

Misano, un termómetro en la lucha entre Lorenzo y Pedrosa

LorenzoPedrosaBrno22

El Mundial de MotoGP vuelve este fin de semana al primer plano de la actualidad, y lo hace más apretado y caliente que nunca. Consumidas dos terceras partes del campeonato, o lo que es lo mismo, 12 carreras, afrontamos la recta final (seis carreras más) con todo por decidir, todo por jugarse, y, lo más importante y espectacular, con dos pilotos españoles dirimiendo, mano a mano, la corona máxima del motociclismo planetario.

Un hito impensable hace sólo unos años, pero que ahora mismo nos parece lo más normal del mundo y, de paso, casi ni le damos valor. Pero sólo hay que pararse un momento, respirar hondo, reflexionar un poco y darnos cuenta de que estamos ante algo nunca visto, una situación histórica, dos de nuestros pilotos, Jorge Lorenzo o Dani Pedrosa, van a ser campeones del mundo y, si nadie lo ‘remedia’, van a ser primero y segundo en todas las carreras que restan, como ya han hecho en cuatro de las cinco últimas.

Reflexión histórica al margen, centrémonos en lo deportivo. El Mundial ha consumido ya 12 de sus 18 carreras, así que si lo dividimos en tres partes, cada una de seis carreras, nos queda que hemos cumplido dos tercios y falta uno: Misano, Aragón, Japón, Malasia, Australia y Valencia.

El primer tercio, las seis primeras carreras, fueron una exhibición de fuerza de Jorge Lorenzo, quien sumó cuatro victorias y dos segundos puestos, contabilizando 140 puntos en su casillero. Durante esas seis primeras carreras el gran rival, el peligro, la amenaza de Lorenzo se llamaba Casey Stoner, el defensor del título en juego, mientras que el tercero en discordia era un cauteloso Dani Pedrosa, agazapado esperando su momento. En ese primer tercio de campeonato Dani sumó 101 puntos, con dos segundos puestos, tres terceras posiciones y un cuarto lugar, en Le Mans. Con Lorenzo líder sólido (a 39 puntos de Dani), pocos apostaban por que Pedrosa pudiera, siquiera, discutirle el título.

Pero la temporada es muy larga, y las circunstancias cambian. El primer cambio, poco perceptible pero vital, es que Dani, hasta hoy, no ha sufrido ningún percance, caída, lesión o error. Ha terminado todas las carreras, algo que, nunca en sus seis anteriores años en MotoGP, podía decirse. Otra circunstancia clave ha sido, por supuesto, la lesión de Casey Stoner, campeón del mundo y compañero de equipo del catalán. El anuncio del australiano de que se retira al final de la temporada, y su lesión en Indianápolis, que le ha dejado fuera de la lucha por el título, parece haber activo en Pedrosa la función ‘on’, sumando dos victorias consecutivas, Indianápolis y República Checa, algo que sólo había conseguido una vez en sus siete años en MotoGP.

En este segundo tramo de temporada, de las seis carreras disputadas, Dani ha ganado tres, ha sido dos veces segundos y en una ocasión tercero, acumulando 131 puntos. Por el contrario, Lorenzo, que en las seis primeras carreras almacenó 140 tantos, ha visto rebajadas sus prestaciones hasta los 105, con una victorias, cuatro segundos puestos y el ‘cero’ de Holanda, una resultado que, mucho nos tememos, va a permanecer en la memoria hasta final de año, si es que no acaba decidiendo el título.

Lorenzo aún sigue siendo el favorito

Los números cantan y hemos pasado de un primer tercio triunfal de Lorenzo a un segundo tercio sublime de Pedrosa. Sin embargo, con la perspectiva de ver la temporada al completo Jorge, con +13 puntos sobre Dani pese al ‘cero’ de Holanda, con seis carreras por delante y con un rival menos, Stoner, es y debe ser el claro favorito al título a día de hoy.

Los test de Motorland fueron positivos para la Yamaha, que rebajó en casi un segundo los tiempos con respecto al pasado año. También lo fueron para la Honda, que en manos de Dani hizo un tiempo estratosférico el primer día, pero sólo una vuelta y lejos de los siguientes mejores registros durante las dos jornadas de pruebas, en las que Dani estuvo más en el box que en la pista, buscando soluciones y mejoras para una moto que sigue sufriendo de ‘chatter’, el maldito rebote, y que sigue destacando más por su potencia y bestialidad, que por su finura y precisión, un factor que puede ser desequilibrante en función de la pista en que se corra.

Y digo esto convencido de que, con el cambio de las 800cc a las 1000cc y con las nuevas especificaciones introducidas en los neumáticos Bridgestone, ya no hay ‘circuitos Honda’ o ‘circuitos Yamaha’, ambas motos y ambos pilotos son capaces de ganar, perfectamente, en cualquier circuito. Y si Stoner llega a tiempo, también, lo que puede convertirse en una nueva incógnita en la ecuación que decidirá el título. Aunque personalmente dudo que Casey, cuando reaparezca en Japón para preparar la carrera de Australia, la única que tiene marcado en rojo en su calendario, pueda llegar al nivel de competitividad que tendrán, en ese momento, Lorenzo y Pedrosa con el título en juego y un montón de peleas mano a mano a sus espaldas.

Misano, punto de inflexión

Así pues, aunque Lorenzo sigue siendo el piloto a batir, el domingo, en Misano, vamos a tener un excelente termómetro de cómo va a ser la parte final de la temporada y si realmente Jorge es el dominador o, por el contrario, la etiqueta de favorito cambia del box de Yamaha al de Honda. A efectos numéricos, un triunfo de uno u otro no cambiará demasiado las cosas. Si gana Jorge y Dani es segundo, se pondrán 270-252, y si es Dani quien gana, Jorge seguirá líder 265-257, distancias superables con cinco carreras por delante y 125 puntos en juego.

Pero la situación real y, sobre todo, mental, puede ser muy diferente. Si gana Lorenzo logrará enfriar la euforia que se ha instalado en torno a Pedrosa, al que a día de hoy ya se da, tanto en las redes sociales como en la mayoría de medios, como el ganador del mundial. Además frenará una progresión espectacular del catalán, que nunca en sus siete temporadas en MotoGP ha logrado ganar tres carreras seguidas y, jamás, ha superado las cuatro victorias en un año, cota que igualaría si vence el domingo. Pedrosa es, ahora mismo, una locomotora a toda velocidad, lanzado hacia el título, sumando por victorias sus carreras y con un entorno eufórico jaleándole. Me atrevería a decir que, ahora mismo, en sus cálculos no entra perder el domingo.

Al otro lado tenemos a un Lorenzo que desde la carrera de Holanda, cuando en la salida se lo llevó por delante Alvaro Bautista, se ha transformado. De hecho sólo ha ganado una de las seis últimas carreras, y aunque ha sido segundo las otras cuatro que ha terminado, no se le ve con la chispa del primer tercio de campeonato, como si el anuncio de retirada de Stoner y su ‘desaparición’ (desde que anunció su retirada ha ganado 2 de 9 carreras), le hubiera variado su varemos de motivaciones. Jorge está como a la defensiva y este fin de semana se verá si, tras los dos hachazos de Pedrosa en Indy y Brno, es capaz de procesar que su gran y único rival ahora mismo es Pedrosa, y que si no reacciona ya le va a pasar por encima.

Así pues, Misano será una especie de termómetro de la situación. Si Lorenzo gana se reenganchará claramente al campeonato y mantendrá su status de favorito. Por el contrario, si Pedrosa sigue con su impresionante progresión de victorias, con su actual estado de forma y pilotando como lo ha hecho en las últimas carreras, las apuestas pueden dar un vuelco diametral, por que tan importante como el pilotaje y la moto, lo es la confianza y la motivación.

Dani está, seguramente, ante su gran oportunidad, nunca antes había tenido el ansiado título tan cerca, su hambre de victoria es, ahora mismo, descomunal, una autopista que puede llevarle directamente al título, llevándose por delante a un Lorenzo que sabe perfectamente que no será campeón acabando segundo todas las carreras.

Powered by SEM
Banner