Banner
Spanish English French German Italian Portuguese

lunes 01/09/2014

You are here: Opinión Pasado de vueltas ‘Pedrosa, out’

‘Pedrosa, out’

PedrosaParrillaMisanoCaos

Por Alberto Gómez

Sí, admito que nada más ver cómo se arrastraba el naranja de la Honda por el suelo entre algunas chispas tuiteé con fruición, en caliente, que este Mundial es una ruina con su baja en Misano. Enfriado, veo con  más mesura el desenlace del campeonato. Hay 38 puntos de distancia entre el nombre de Lorenzo y el de Pedrosa. En sus cabezas, sin embargo, no median tantos (eso debió pensar Lorenzo cuando se descolgó por el muro el anuncio en rojo fluorescente: Pedrosa, out). Y en el motociclismo, ya se sabe, los imposibles sólo los sabe gestionar el destino en forma de averías, caídas o malas decisiones. Pero no he venido a estas líneas a hablar del futuro del Mundial, a priori en manos de Jorge, que sólo debería enfocar su cerebro en no fallar para ser campeón.

Sigo dándole vueltas a esa “cadena de errores” sobre la que maldijo Dani después de golpear la lona en el circuito Marco Simoncelli. Hubo muchos, cierto, pero en cada error humano hay que perseguir una responsabilidad, sobre todo cuando afecta a segundos o terceros. Por mi parte, en el último lugar de esa cadena situaré a Héctor Barberá. Sí, el valenciano arrolló a Pedrosa, cuando marchaba enfurecido, sobrecalentado, adrenalínico, hacia esa remontada épica que al final quedó inconclusa. Héctor fue la bala impactando contra un objetivo inimaginable y el Mundial cayó, herido, a los pies de Lorenzo. Pero, al final, fue un acto involuntario, un lance de carrera, una de esas situaciones que pueden ocurrir, que son muy posibles, que entran en el ‘debe’ de cada piloto cuando se inicia una primera vuelta en una carrera de motos.

Lo grave, lo incomprensible, es todo lo que desencadenó ese final. La pistola ya se había disparado antes. Alguien colocó la bala y alguien tiró del gatillo, también, claro, involuntariamente para que el proyectil estallara. Sucedió en parrilla. Y ahí, las cosas que acontecen no están en el catálogo de miserias que contempla cada piloto. Salvo que el motor suspire y se muera, como le pasó a Karel Abraham. Esa cadena de errores comenzó ahí, con los primeros problemas para arrancar la moto de Dani.

He estado revisando con mucho detenimiento una y otra vez las imágenes de la fatal secuencia en vídeo. Ya repasé, también con curiosidad el reglamento deportivo de MotoGP que la FIM encorseta en un pequeño librito amarillo. Y he encontrado algunos detalles que obligan a girar la vista, primero sobre su equipo, sobre el que se debería depurar responsabilidades y, después, sobre el sistema de comunicación de los comisarios con los equipos en un momento de tensión insoportable para todos. Sea quien tuviera mayor culpa, la única víctima fue Pedrosa. Como en aquel año 2010 en el que el acelerador se le enganchó. Honda despidió fulminantemente a un mecánico de su box. Pero ahí no entraré a valorarlo -aunque conozca a aquel damnificado- porque fue un problema mecánico en pista.

Visionando el vídeo pude advertir lo que considero un error de bulto por parte del equipo HRC. Un error muy recurrente en el motociclismo pero también en la F1. ¿Alguien se lee el reglamento y o lo tiene presente en cada momento de una carrera, desde que el pit lane se abre por vez primera hasta que se alcanza el parque cerrado? Mi conclusión es que no. A Lewis Hamilton su equipo lo llevó al error en no sé cuántas carreras el año pasado precisamente por eso. El propio Ross Brawn ganó el título con BrawnGP y Jenson Button por zorro. El diseñaba el reglamento técnico y pareció haberlo leído sólo él. No fue sólo más avispado sino también más competente.

En Misano, cuando el semáforo puso los intermitentes y se canceló la salida, el equipo Repsol Honda salió de nuevo a parrilla en un frenesí que no se aprecia alrededor. Los comisaos fueron informando uno por uno a los pilotos de que la salida se retrasaba, pero sólo poco más de dos minutos. Algunos no lo escucharos, quizás sordos por el delirio. Pero en primera línea, ni Lorenzo ni Crutchlow montaron calentadores. En Yamaha quizás conocían el procedimiento. Montaron las M1 en caballetes. Y a esperar…

En segundos, la Honda de Dani tenía el caballete y los calentadores puestos. Después de hablar con algún director de carrera, la advertencia de salida retrasada no supone una cancelación sino sólo un pequeño retraso para conformar nuevamente la parrilla… Y salir. Alguien en Honda debió interpretar que la reanudación sería 10 minutos más tarde. Y cuando Mike Webb ordenó salir a los mecánicos no había transcurrido ni un minuto. Y llegó el enganchón. Y, para mí, el segundo error de Honda -salvo que los comisarios obligaran a otra cosa-. Con la rueda bloqueada, empujaron la moto al pit lane, aún abierto. Y el artículo 1.18, que regula el procedimiento de salida, especifica claramente que en ese caso, la moto y el piloto protagonista saldrán al final de la parrilla. Los nervios la devolvieron a parrilla, y esa acción es la que significó la sanción de salir último, hubiera tenido que salir a la warm up lap desde el pit lane. El movimiento les había condenado. ¿Por qué no levantó la mano Dani y sus mecánicos para que se paralizara la salida? Si se hubiera subsanado en su posición de pole probablemente no hubiera ocurrido nada.

Dani protestó después por una mala información y un caos evidente de los propios comisarios que no hicieron bien visible el tiempo que quedaba para cerrar pit lane y también por un baile de las vueltas que quedaban por completarse, 26 ó 27. Pero alguien en su equipo debiera haber valorado lo que exigía el reglamento en una situación así. Y, para terminar por empeorar las cosas. Alguien de sus mecánicos tocó sin querer el botón de pit lane y en la nueva vuelta de formación tuvo que resetear la moto porque no podía circular a mayor velocidad. Este último incidente debió poner las hormonas de Pedrosa a punto de fisión nuclear. Y el resultado fue la explosión en carrera. Él no tuvo culpa, obviamente, pero ya había demasiada gasolina cerca del fuego…

Foto: www.mircolazzari.com

Powered by SEM
Banner