Banner
Spanish English French German Italian Portuguese

sábado 20/12/2014

You are here: News Noticias 40 años sin Saarinen y Pasolini; la tragedia de Monza

40 años sin Saarinen y Pasolini; la tragedia de Monza

E-mail Imprimir PDF

Hoy, 20 de Mayo, se cumplen 40 años de uno de los hechos más luctuosos  de la historia del motociclismo de competición; la conocida como la tragedia de Monza, un accidente múltiple donde perdieron la vida en el acto dos pilotos tan carismáticos como Jarno Saarinen y Renzo Pasolini.

Saarinen (foto2)  (Turku, Finlandia, 11/12/45) fue el hombre que revolucionó el estilo de pilotaje, el primer piloto “moderno”, con descolgadas y control de la moto con la rueda trasera, estilo importado de sus años en carreras sobre hielo y que tanto impresionó a Kenny Roberts tras su paso por Daytona. Para siempre nos quedarán sus 15 victorias en GG.PP. (2 en 500cc, 5 en 350cc y 8 en 250cc), contabilizando un total de 32 podios de 46 participaciones en GG.PP. y un Mundial de 250cc, en tan sólo tres temporadas completas en el Mundial, siendo el hombre en el que Yamaha había depositado toda su confianza para lograr el primer campeonato del Mundo de 500cc para la marca de los diapasones, ya que Jarno no sólo era piloto sino un experimentado ingeniero experto en motores.

Pasolini (foto 3) (Rimini, 18/7/38) o ‘Paso’ como lo conocían sus compatriotas era un carismático piloto, coetáneo de Agostini, cuyos ‘tifossi’ eran mayoritariamente los que no apoyaban al divino ‘Ago’ y preferían un piloto que nunca llegó a ganar un Mundial pero que contabilizó 35 podios, 6 victorias y 2 subcampeonatos del Mundo con un pilotaje todo corazón.

A las 15:15 de aquel día de primavera se daba la salida de la 4ª carrera del Gran Premio de las Naciones, tras la carrera de 50cc ganada por Jan de Vries, la de 125cc por Kent Andersson y la de 350cc, con un apasionante duelo entre Agostini y Pasolini.

Tras la salida, en la que el alemán Dieter Braun se pone por delante, llegamos al mítico Curvone tras la recta de boxes, que se tomaba gas a fondo, tras él va Pasolini, que pierde el control de la moto y se estrella contra el cercano guardarrail, volviendo la moto a pista e impactando Saarinen con ella, las motos se incendian y caen 12 pilotos. Pasolini y Saarinen han muerto en el acto, Walter Villa está herido de gravedad, y Jansson, Kanaya, Mortimer, Giasanti y nuestro Víctor Palomo también están heridos aunque de pronóstico menos grave.

Dieter Braun pasa por meta tras completar la primera vuelta, ajeno al accidente y la carrera se detiene para suspenderse definitivamente.

Después de una fuerte polémica sobre las causas del accidente, con múltiples versiones, entre las cuales la más aceptada era la de una mancha de aceite en pista dejada por el propio Villa, al romper en la carrera anterior, la investigación judicial concluyo que la Harley-Davidson de Pasolini había gripado, algo no de extrañar ya que su motor había sufrido una transformación a toda prisa en las semanas anteriores a la carrera, para pasarlo de refrigeración por aire a liquida, sufriendo ya un gripaje en el banco de potencia, hecho que acabó reconociendo el propio equipo.

La única verdad es que el anticuado y rapidísimo Monza se había convertido en una trampa mortal con la evolución de las motos y tan sólo 50 días más tarde e igualmente en el Curvone, fallecían los pilotos Carlo Chionio, Renzo Colombini y Renato Galtrucco, en una carrera del campeonato italiano de 500 junior. Las motos no volverían a rodar en Monza los dos años siguientes.

En el año 1978 en la Fórmula 1, muere el piloto Ronnie Peterson en un accidente y la pista fue modificada sustancialmente en 1979, volviendo los GG.PP. en 1981, prolongándose hasta 1987, tras lo cual el Mundial de SBK toma el relevo en 1990, cuando fueron modificadas las tres curvas principales. En el año 2000 las dos primeras chicanes fueron reemplazadas por una sola chicane derecha-izquierda, y la Curva Grande fue renovada y rebautizada como Curva del Biassono.

Hoy en día, 40 años después, las dudas sobre la seguridad de Monza vuelven a sonar con fuerza y, con toda probabilidad, las carreras del Mundial de SBK disputadas la pasada semana, sean el canto de cisne de uno de los trazados permanentes en activo, con más solera sí, pero con más tragedias a sus espaldas, de Europa.

José Manuel G. Tamajón

 

  

Powered by SEM
Banner